Un cuento Propio, el ‘making of’

Para escuchar ese cómo se hizo, ese detrás de las orejas, de Un Cuento Propio dos‘ habría que remontarse más de un año atrás e incluir tareas inclasificables: reuniones, ánimos, ideas, llamadas, energías, insomnios, cólicos, risas. Luego están esos créditos más asignables pero que al escribirlos se les despoja un poco de su afecto. Porque hacer esto con mis amigas de Pandora no es sólo un trabajo, es un fenomenal berenjenal en el que nos metemos con todo nuestro amor. Poniendo el seso y mondongo. Y lo que haga falta.

Y aunque Un Cuento Propio no es sólo lo que se escucha (para muestra, las bellas ilustraciones de Irene Cuesta), quiero dedicar unas mínimas líneas a eso que hace vibrar nuestros tímpanos, que se propaga por martillo, yunque y estribo. El medio físico de estas historias musicales nuestras y vuestras. Porque nada sonaría como suena si no fuera porque Santi Mijarra es una pieza más de este pequeño gran equipo.

Ya que estamos en el cómo se hizo diré que aunque yo me he encargado de la composición de las canciones (música y letra), Santi es quien le da vida  programando baterías y tocando guitarras, bajos. Metiendo sintes con sombra de ojos fluorescente y hombreras. Las hace sonar. Productor independiente de música reggae, con sello sonoro propio, autodidacta, generoso hasta el tuétano, innovador. Se deja arrastrar con proyectos que sabe que nacen de ilusión pura. Por continuar, os contaré también que una vez que gracias al alquimista la canción ya empieza a existir, cada uno ya va interpretando su parte con voces, teclas, cuerdas, toses. Y el tándem  funciona no sólo en las canciones sino que la BSO, aunque me toca componerla, es integrada en cada historia por él y su atenta escucha.

Así que, créditos legibles aparte, quería reconocerle un poco de la inmensa parte que le toca. Igual que a las voces que aquí podéis escuchar diciendo paparruchas, haciendo pedorretas y fabricando trabalenguas. Esas voces que hacen que Un Cuento Propio se levante y ande. Y fabule. Una y otra vez, siempre que haya alguien dispuesto a escuchar.

Os dejo pues con esta pieza para voyeristas que probablemente hará sólo gracia a los/las protagonistas de los gazapos, pero es que nos gusta compartir nuestras miserias y divertimento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s