No somos una isla, bienvenida

Tal día como hoy, Samba Martine murió en una cárcel ilegal, el CIE de Aluche.

Ilegal porque encierra a personas por una cuestión administrativa, como si te meten entre rejas por tener multas de tráfico.

Ilegal porque se sostiene sobre el racismo y la xenofobia, porque no se consentiría para quienes han nacido aquí, pero se acepta y promueve (hasta generando negocio) para quienes han nacido en otro lugar.

El accidente de nuestro nacimiento no puede significar el privilegio de decidir quién trabaja y quién no. Quién viaja y quién se queda. Quién tiene dinero y quién tiene que seguir siendo pobre. Quién vive y quién muere.

El sentido común debería obligarnos a buscar el camino y no conformarnos con este naufragio.

Dedicado a todas esas personas que hacen las fronteras desvanecerse: con sus pasos, con sus abrazos, con su voz, con el sudor de su frente, con su valentía y generosidad.

Anuncios

Cuaderno sonoro #6. Echo Chamber Roots Hi Fi, historia de vida.

Hace unas semanas El Salto publicó “Radio y Sound System: las tripas del reggae”, un texto que hace homenaje a esas redes de amantes del reggae gracias a las cuales, la música nacida en jamaica ha florecido en la escena independiente de este país.

Y como broche final de este artículo os dejo con el archivo sonoro ‘Echo Chamber Roots Hi Fi: historia de vida de un sound system’. Para quien quiera seguir descubriendo cómo se da ese cruce entre la radio libre y el sound system.

La poesía es nuestra manta

‘La poesía es mi manta‘ es un espectáculo donde remezclamos versos, ritmos, música y teatro para desbordar las fronteras. De autoría colectiva, nos recreamos en textos de poetas a quienes homenajeamos, pero también escribimos y componemos en primera persona. Porque quien mejor sabe cómo duele una frontera es quien vive en ella. Porque creemos que quien no lo sabe, ha de asomarse para entender qué significa.

Si te apetece saber más y apoyar nuestra campaña de goteo para editar nuestra banda sonora en CD, pincha AQUÍ.

Recordando a Samba Martine, Khawuleza.

Las fronteras no deberían matar, pero lo hacen.
Fronteras que no sólo se extienden en el mar, entre tierras.
Fronteras que nos separan en nuestras calles, ante nuestros ojos.
Por Samba, por todas.
Por la esperanza.
Gracias a Coordenadas por dejarme aportar mi versión de Khawuleza para su programa Vidas Cruzadas,

WATH: la otra mitad se quiere conocer

wath-01-01El pasado Dubmingo por fin nos pusimos cara y ritmo. Porque las que empezamos a integrar WHAT (What About The Half) habíamos hablado por teléfono e intercambiado correos. Sí, también nos habíamos reunido por partes, pero el baile del otro día era especial, nuestra primera sesión colectiva. Faltaron algunas y todas las que vendrá después, pero algo ya se empieza a mover. Yo, sin duda, la más mayor de la pista, estaba encantada con ver tanta frescura y saber hacer. Vitamina y temazos es lo que inyectaron mis compañeras. Aunque tenemos esta declaración de intenciones, lo que estar por venir, se verá. Nos juntamos porque queremos hacer música. Porque es la forma más fácil de hablar de algo que nos importa. Porque queremos conocernos en lo personal y en comunidad. Estáis todas invitadas.

Magma Melodica, Ital & Vital

La creación independiente tiene sus tiempos y da sorpresas. Hace años, colaboré a la melódica en esta pieza onírica, medio dormida, medio hipnotizada. Ahora lo tengo en mis manos en forma de single. Y con la ilusión de formar parte de esa Melodica Trilogy de Alchemy Dubs. En esta ocasión, amasada por la locura y genio de Ital & Vital (Ojah & Puppa Shan). Trabajo artesano este de la música. Y en manada.

Un cuento Propio, el ‘making of’

Para escuchar ese cómo se hizo, ese detrás de las orejas, de Un Cuento Propio dos‘ habría que remontarse más de un año atrás e incluir tareas inclasificables: reuniones, ánimos, ideas, llamadas, energías, insomnios, cólicos, risas. Luego están esos créditos más asignables pero que al escribirlos se les despoja un poco de su afecto. Porque hacer esto con mis amigas de Pandora no es sólo un trabajo, es un fenomenal berenjenal en el que nos metemos con todo nuestro amor. Poniendo el seso y mondongo. Y lo que haga falta.

Y aunque Un Cuento Propio no es sólo lo que se escucha (para muestra, las bellas ilustraciones de Irene Cuesta), quiero dedicar unas mínimas líneas a eso que hace vibrar nuestros tímpanos, que se propaga por martillo, yunque y estribo. El medio físico de estas historias musicales nuestras y vuestras. Porque nada sonaría como suena si no fuera porque Santi Mijarra es una pieza más de este pequeño gran equipo.

Ya que estamos en el cómo se hizo diré que aunque yo me he encargado de la composición de las canciones (música y letra), Santi es quien le da vida  programando baterías y tocando guitarras, bajos. Metiendo sintes con sombra de ojos fluorescente y hombreras. Las hace sonar. Productor independiente de música reggae, con sello sonoro propio, autodidacta, generoso hasta el tuétano, innovador. Se deja arrastrar con proyectos que sabe que nacen de ilusión pura. Por continuar, os contaré también que una vez que gracias al alquimista la canción ya empieza a existir, cada uno ya va interpretando su parte con voces, teclas, cuerdas, toses. Y el tándem  funciona no sólo en las canciones sino que la BSO, aunque me toca componerla, es integrada en cada historia por él y su atenta escucha.

Así que, créditos legibles aparte, quería reconocerle un poco de la inmensa parte que le toca. Igual que a las voces que aquí podéis escuchar diciendo paparruchas, haciendo pedorretas y fabricando trabalenguas. Esas voces que hacen que Un Cuento Propio se levante y ande. Y fabule. Una y otra vez, siempre que haya alguien dispuesto a escuchar.

Os dejo pues con esta pieza para voyeristas que probablemente hará sólo gracia a los/las protagonistas de los gazapos, pero es que nos gusta compartir nuestras miserias y divertimento.