Cerrando, con Samia

Acaba ya la tercera campaña que nos va a permitir editar el tercer volúmenes de cuentos con música de Un Cuento Propio. Mi cuarto-estudio lo ha vivido en sus carnes y está ocupado por sus huellas. Recojo los papelajos en los que garabateé las letras de las canciones y me detengo en esta que a duras penas se ve en la foto.

cerrando_ucp3

La escribí pensando en Samia Yusuf Omar, que luchó por convertirse en atleta olímpica y lo consiguió. Aún cuando la guerra y su condición de mujer no eran, precisamente, facilidades. Que llegó la última a la meta en Pekín (ojo, no se pierdan el vídeo)y se convirtió en una heroína para su país, Somalia. Samia, que siguiendo el impulso inexorable de peseguir su sueño, murió en una patera en 2012.

No hay un cuento propio que me guste más que otro, no hay un personaje preferido frente a otro. El mundo está lleno inspiraciones. Pero yo cierro este capítulo con Samia, alegrándome porque niños y niñas (y sus familias) van a recordarla, van a bailar y cantar con ella. No por su hazaña épica, sino por su humildad y coraje. Porque necesitamos relatos desafiantes, ante al machismo, ante la islamofobia, ante la guerra.

Todo mi agradecimeinto a las y los mecenas por hacer que Samia, y tantas otras, formen parte del universo infantil de nuestras criaturas.

Anuncios

Un Cuento Propio 2 en Radio 3

Cuentopropio2Sí, seguimos enfrascadas en Un Cuento Propio 2, seguimos soñando con autoeditar un nuevo disco con historias infantiles para escuchar y cantar. Cuentos que desafían los estereotipos de género, de clase, de raza. Cuentos escritos a muchas manos, sacados adelante con la colaboración de tantas y tantas otras manos. Cuentos ilustrados por la mirada de Irene Cuesta.  Ayer, dos de las participantes de este proyecto colectivo tuvimos el placer de charlar y sonar en las ondas de Coordenadas, Radio 3. Por si estás pensando en colaborar y hacer posible esta edición, dale una oportunidad y escucha pinchando este enlace (a partir del minuto 39):http://www.rtve.es/drmn/embed/audio/3365439

París: la fraternidad herida