Cerrando, con Samia

Acaba ya la tercera campaña que nos va a permitir editar el tercer volúmenes de cuentos con música de Un Cuento Propio. Mi cuarto-estudio lo ha vivido en sus carnes y está ocupado por sus huellas. Recojo los papelajos en los que garabateé las letras de las canciones y me detengo en esta que a duras penas se ve en la foto.

cerrando_ucp3

La escribí pensando en Samia Yusuf Omar, que luchó por convertirse en atleta olímpica y lo consiguió. Aún cuando la guerra y su condición de mujer no eran, precisamente, facilidades. Que llegó la última a la meta en Pekín (ojo, no se pierdan el vídeo)y se convirtió en una heroína para su país, Somalia. Samia, que siguiendo el impulso inexorable de peseguir su sueño, murió en una patera en 2012.

No hay un cuento propio que me guste más que otro, no hay un personaje preferido frente a otro. El mundo está lleno inspiraciones. Pero yo cierro este capítulo con Samia, alegrándome porque niños y niñas (y sus familias) van a recordarla, van a bailar y cantar con ella. No por su hazaña épica, sino por su humildad y coraje. Porque necesitamos relatos desafiantes, ante al machismo, ante la islamofobia, ante la guerra.

Todo mi agradecimeinto a las y los mecenas por hacer que Samia, y tantas otras, formen parte del universo infantil de nuestras criaturas.

Un cuento Propio, el ‘making of’

Para escuchar ese cómo se hizo, ese detrás de las orejas, de Un Cuento Propio dos‘ habría que remontarse más de un año atrás e incluir tareas inclasificables: reuniones, ánimos, ideas, llamadas, energías, insomnios, cólicos, risas. Luego están esos créditos más asignables pero que al escribirlos se les despoja un poco de su afecto. Porque hacer esto con mis amigas de Pandora no es sólo un trabajo, es un fenomenal berenjenal en el que nos metemos con todo nuestro amor. Poniendo el seso y mondongo. Y lo que haga falta.

Y aunque Un Cuento Propio no es sólo lo que se escucha (para muestra, las bellas ilustraciones de Irene Cuesta), quiero dedicar unas mínimas líneas a eso que hace vibrar nuestros tímpanos, que se propaga por martillo, yunque y estribo. El medio físico de estas historias musicales nuestras y vuestras. Porque nada sonaría como suena si no fuera porque Santi Mijarra es una pieza más de este pequeño gran equipo.

Ya que estamos en el cómo se hizo diré que aunque yo me he encargado de la composición de las canciones (música y letra), Santi es quien le da vida  programando baterías y tocando guitarras, bajos. Metiendo sintes con sombra de ojos fluorescente y hombreras. Las hace sonar. Productor independiente de música reggae, con sello sonoro propio, autodidacta, generoso hasta el tuétano, innovador. Se deja arrastrar con proyectos que sabe que nacen de ilusión pura. Por continuar, os contaré también que una vez que gracias al alquimista la canción ya empieza a existir, cada uno ya va interpretando su parte con voces, teclas, cuerdas, toses. Y el tándem  funciona no sólo en las canciones sino que la BSO, aunque me toca componerla, es integrada en cada historia por él y su atenta escucha.

Así que, créditos legibles aparte, quería reconocerle un poco de la inmensa parte que le toca. Igual que a las voces que aquí podéis escuchar diciendo paparruchas, haciendo pedorretas y fabricando trabalenguas. Esas voces que hacen que Un Cuento Propio se levante y ande. Y fabule. Una y otra vez, siempre que haya alguien dispuesto a escuchar.

Os dejo pues con esta pieza para voyeristas que probablemente hará sólo gracia a los/las protagonistas de los gazapos, pero es que nos gusta compartir nuestras miserias y divertimento.

Un Cuento Propio 2 en Radio 3

Cuentopropio2Sí, seguimos enfrascadas en Un Cuento Propio 2, seguimos soñando con autoeditar un nuevo disco con historias infantiles para escuchar y cantar. Cuentos que desafían los estereotipos de género, de clase, de raza. Cuentos escritos a muchas manos, sacados adelante con la colaboración de tantas y tantas otras manos. Cuentos ilustrados por la mirada de Irene Cuesta.  Ayer, dos de las participantes de este proyecto colectivo tuvimos el placer de charlar y sonar en las ondas de Coordenadas, Radio 3. Por si estás pensando en colaborar y hacer posible esta edición, dale una oportunidad y escucha pinchando este enlace (a partir del minuto 39):http://www.rtve.es/drmn/embed/audio/3365439

París: la fraternidad herida

Pogo de criaturas

Era el final de la actuación. Por aquel entonces lucía un panzón de ocho meses. Mofletes ardiendo y empapada en sudores. Apenas cinco canciones frente al público más exigente. Había pasado por todo, desde berridos a lo hooligan hasta grititos a lo Teresa Rabal (i.e. ¡venga niños!). Desde el otro lado: ojos como platos clavados en mi jeta, entretenimiento con el dedo en la nariz, sonrisas, boca abierta mirando al techo. Mi sobrino Ramón en pelotas instigando al personal (no cuenta, se desnudó en cuanto comenzó el bolo). Algo sucedió, tocamos ‘Aprender a leer’ a lo rock’n’roll. Madres y padres se levantaron, suele ser una de sus favoritas. Cuando a menudo me felicitan por las canciones siempre me pregunto, ¿también les gustarán a las criaturas? Pero algunos cachorros y cachorras se animaron. Se levantaron, bailaban, saltaban. Entonces la vi en medio del desbarajuste. Era una niña rubia, con coletas, medio metro, no la conocía de nada. Me miraba balanceándose un poco y cuando yo canté ‘quiero aprender a leer y a escribir lo que me pasa por la cabeza’ sus labios siguieron de forma precisa la última parte de esta frase. Se la sabía. Oh maravilla. Ahora incluso me parece haberlo soñado. ¿Se la sabía? Momentazo para apuntar en el cuaderno de inolvidables, sin duda. Hacer música para niños es de las cosas más increíbles que he hecho nunca.

[más sobre Un cuento propio aquí]

trafis1

Presentación de Un Cuento Propio en Traficantes de Sueños. Febrero 2015.