La poesía es nuestra manta

‘La poesía es mi manta‘ es un espectáculo donde remezclamos versos, ritmos, música y teatro para desbordar las fronteras. De autoría colectiva, nos recreamos en textos de poetas a quienes homenajeamos, pero también escribimos y componemos en primera persona. Porque quien mejor sabe cómo duele una frontera es quien vive en ella. Porque creemos que quien no lo sabe, ha de asomarse para entender qué significa.

Si te apetece saber más y apoyar nuestra campaña de goteo para editar nuestra banda sonora en CD, pincha AQUÍ.

Documental del Tarajal con Cláusula Mantera

¿Crees en el arte como arma de transformación política?

Aquí va una historia.

Hace tres años al menos catorce personas fueron asesinadas por la Guardia Civil mientras trataban de alcanzar la orilla de este lado. Se les dispararon bolas de goma, artefactos pensados para un conflicto armado. Se archivó la causa con el espaldarazo de Fernández Díaz a la Guardia Civil. Y aquí no ha pasado nada.

No. Aquí pasa. Pasa que se mata a personas indefensas, amradas únicamente con sus sueños de una vida digna. Personas que, al parecer, han nacido en el lugar equivocado. Y aquí pasa que también hay gente que piensa que la vida de todas las personas vale lo mismo y tienen manos para ponerse a la obra. Y además se ha reabierto la causa.

Entre las acciones llamadas a pedir justicia por Tarajal, está esta de Metromuster: hacer una edición limitada del Documental “Tarajal: Desmontando la impunidad en frontera Sur” con Cláusula Mantera y venderla a los pies de la estatua de Colón, en Barcelona. Todos los beneficios serán para el Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes.tarajal-edicic3b3n-manteraSi además quieres participar en la iniciativa y enviarle una copia del documental a la Guardia Civil, al exdirector de dicho cuerpo, y/o al ex-ministro Fernández Díaz, puedes hacerlo en esta campaña de crowdfunding.

En este movimiento hay compromiso ejercido desde muchos lados, en múltiples intersecciones que confluyen en una convicción. Todas las personas somos iguales y merecemos la misma dignidad.

Yo regreso a la pregunta de arranque, ¿Crees en el arte como arma de tansformación política?

 

Recordando a Samba Martine, Khawuleza.

Las fronteras no deberían matar, pero lo hacen.
Fronteras que no sólo se extienden en el mar, entre tierras.
Fronteras que nos separan en nuestras calles, ante nuestros ojos.
Por Samba, por todas.
Por la esperanza.
Gracias a Coordenadas por dejarme aportar mi versión de Khawuleza para su programa Vidas Cruzadas,

Cerrando, con Samia

Acaba ya la tercera campaña que nos va a permitir editar el tercer volúmenes de cuentos con música de Un Cuento Propio. Mi cuarto-estudio lo ha vivido en sus carnes y está ocupado por sus huellas. Recojo los papelajos en los que garabateé las letras de las canciones y me detengo en esta que a duras penas se ve en la foto.

cerrando_ucp3

La escribí pensando en Samia Yusuf Omar, que luchó por convertirse en atleta olímpica y lo consiguió. Aún cuando la guerra y su condición de mujer no eran, precisamente, facilidades. Que llegó la última a la meta en Pekín (ojo, no se pierdan el vídeo)y se convirtió en una heroína para su país, Somalia. Samia, que siguiendo el impulso inexorable de peseguir su sueño, murió en una patera en 2012.

No hay un cuento propio que me guste más que otro, no hay un personaje preferido frente a otro. El mundo está lleno inspiraciones. Pero yo cierro este capítulo con Samia, alegrándome porque niños y niñas (y sus familias) van a recordarla, van a bailar y cantar con ella. No por su hazaña épica, sino por su humildad y coraje. Porque necesitamos relatos desafiantes, ante al machismo, ante la islamofobia, ante la guerra.

Todo mi agradecimeinto a las y los mecenas por hacer que Samia, y tantas otras, formen parte del universo infantil de nuestras criaturas.

Músicas contra el Poder, de Valentín Ladrero

La música como fuerza de contrapoder.

La singularidad sonora como creación desde los márgenes.

Lo popular abriendo brecha.

De esto y más tendré el honor y el placer de conversar en la presentación del libreo “Músicas cona el poder”, de Valntín Ladrero  (La oveja Roja), este domigo en la librería Contrabandos, Lavapiés.

   15493719_377099375969753_647970248666022627_o

 

 

WATH: la otra mitad se quiere conocer

wath-01-01El pasado Dubmingo por fin nos pusimos cara y ritmo. Porque las que empezamos a integrar WHAT (What About The Half) habíamos hablado por teléfono e intercambiado correos. Sí, también nos habíamos reunido por partes, pero el baile del otro día era especial, nuestra primera sesión colectiva. Faltaron algunas y todas las que vendrá después, pero algo ya se empieza a mover. Yo, sin duda, la más mayor de la pista, estaba encantada con ver tanta frescura y saber hacer. Vitamina y temazos es lo que inyectaron mis compañeras. Aunque tenemos esta declaración de intenciones, lo que estar por venir, se verá. Nos juntamos porque queremos hacer música. Porque es la forma más fácil de hablar de algo que nos importa. Porque queremos conocernos en lo personal y en comunidad. Estáis todas invitadas.

Cuaderno Sonoro #5. ‘Riot meets reggae’ o ‘Cuando Hollie encontró a Ari’

La canción que espolea este texto habla de anhelo, de añoranza que es huracán. De recuerdos que perviven, del latido que no cesa. Ari Up conoció a Hollie Cook cuando esta era una niña. Su complicidad musical cristalizó cuando la hija del baterista de los Sex Pistols pasó a formar parte de las Slits en 2005, con los 19 ya cumplidos.

tumblr_mi33hcIepZ1rk7l80o1_500

Trato de recrear un ensayo con Ari Up y compañía, y la veo desparramando genio y locura. Brava debía ser la mujer que, junto con otras tres fieras, fundaron en 1976 the Slits, una banda de punk de la que sobran presentaciones. Las Slits con Ari Up al frente no se cortaron en hacer los que les daba la gana, pasar del punk barroco, al ruido, al reggae. Crear escuela y actitud.

[atención pregunta: ¿quién es esa mujer que baila con Ari Up en el escenario?]

Y en ese cruce entre el espíritu riot y el reggae se concibieron versiones hasta la fecha impensables, al menos en esos términos escénicos en UK, como ‘Man next door’ cuyos aullidos y cacareos impregnan el dub de un aroma inequívoco (para muestras, el vídeo). Imagino a esa chica de 19 años cultivándose en ese caldo, aprendiendo de quien se había forjado a base de desafíos.

Hoy esa chica le canta a Ari Up una bella canción. A la chica, igual que a la maestra y amiga, les pone eso del reggae. Cuando la escucho casi puedo ver la silueta de una figura que salta y hace aspavientos, como alrededor de una hoguera invocando a la tormenta. The beat of your heart lives.